Taller Hemodialisis

Iniciamos una nueva actividad en Alcer Cuenca, un proyecto dirigido a los pacientes diagnosticados con Enfermedad Renal Crónica (ERC en adelante), debido a lo limitante de este diagnóstico ligado a un tratamiento que implica unos cambios drásticos en los hábitos de vida cotidianos, consideramos fundamental abordar la psicoeducación respecto a la conciencia de enfermedad, así como la adherencia al tratamiento.

Siendo estos los aspectos principales para mantener la calidad de vida hablando a nivel médico y sanitario, también tenemos otros asuntos (no menos importantes) que se irán presentando en el curso de la enfermedad y de los que no se suele hablar en consulta.

Hablemos de emociones, sí, de emociones.

Cuando se nos diagnostica una enfermedad crónica se produce una ruptura interna entre lo que esperábamos de la vida, del mundo, cómo nos planteábamos nuestro futuro (mas o menos lejano), y sin ir tan lejos, nuestro día a día, que va a cambiar dando un giro de 180º.

En esos momentos lo prioritario es actuar a nivel médico-sanitario, tomando las medidas pertinentes que aseguren mi bienestar y mi salud. En definitiva, darle a mi cuerpo lo que precisa para seguir viviendo.

Pero una vez que me prescriben mi medicación, voy asumiendo el tratamiento, mi cuerpo se restablece en unos niveles aceptables de salud…entonces ¿ya esta todo hecho?

No. Entonces empieza a cobrar importancia otro tratamiento, hasta ahora en segundo plano por no suponer una cuestión de vital importancia, el de asumir, aceptar y reajustarme a mi nueva situación.

Desde fuera se ve todo muy fácil, pero día a día el que planta cara a esta realidad soy yo, el que debe buscar la manera de seguir adelante sin que se convierta en un calvario insufrible soy yo.

Y ahí es donde pueden aparecer dificultades añadidas a la enfermedad diagnosticada, emociones que nos pueden jugar malas pasadas, no hablo de que esas emociones sean negativas o que no deberíamos sentirlas, al contrario.

Nuestro cuadro médico hemos de conocerlo, y aprender a utilizar la medicación y las herramientas que tenemos a nuestro alcance para cuidar nuestra salud física/fisiológica. Del mismo modo he de conocer y reconocer lo que siento, y sobre todo lo que pienso de todo lo que me está pasando.

Porque el significado que le estés otorgando a tu enfermedad va a determinar cómo tu afrontes y te encuentres en el día a día con ella.

Creemos importante poner en marcha estos talleres, porque la Ansiedad, la Tristeza, Depresión, la Preocupación, etc. van a hacer acto de presencia a lo largo de este camino, y pueden afectar seriamente a mi Autoestima si no aprendo a manejarlas (al igual que con la ERC) y es importante saber que es normal, que es sano, y que nos tenemos que dar derecho a sentir estas emociones.  Ahora bien, igual de importante es entender porqué aparecen y qué puedo hacer con ellas para que no se conviertan en un lastre que me dificulte ni se interponga en mi vida cotidiana.

Por todo eso (y más que se queda en el tintero) desde Alcer Cuenca, te queremos animar a participar en dichos talleres. Están dirigidos en especial a los pacientes con ERC, pero no son exclusivos, ya que igual de importante nos parece que sus familiares, amigos y cualquier persona interesada o relacionada en el cuidado y atenciones que reciben dichos pacientes, serán bienvenidos.

Cartel

Una respuesta a “Taller Hemodialisis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s